GettyImages-515311245-1

     Se ha demostrado que el ejercicio regular (aeróbico o anaeróbico) tiene beneficios en el estado general de salud.  Esto es especialmente cierto cuando se combina con una dieta balanceada, que incluya frutas, verduras y semillas. 

    Últimamente, algunos estudios han relacionado el ejercicio físico con una mejoría en el estado de ánimo y la salud mental.  Durante mucho tiempo se ha sabido que rutinas de ejercicio de Tai Chi y movimientos y poses de Yoga mejoran el equilibrio, la flexibilidad y fuerza muscular, además mejoran los síntomas de ansiedad y depresión.

    Actualmente, se conoce la relación que existe entre múltiples sistemas dentro del cuerpo con el cerebro, lo que muestra que existen beneficios específicos que contribuyen a alcanzar y mantener una mejor salud mental.  Uno de los beneficios se logra a través de la “neutralización” del estrés durante el ejercicio físico.  Este efecto está relacionado con una mejor regulación del sistema nervioso autónomo a través de la función cardíaca, así como una modulación de la respuesta inflamatoria del cuerpo (eje Hipotalámico-Hipofisario-Adrenal).  La depresión mayor y la ansiedad, debido a su capacidad pro-inflamatoria causan disfunción endotelial que consecuentemente lleva a la “rigidez arterial”.  La relación entre depresión y enfermedad cardiovascular es bidireccional.  Ambas entidades comparten una fisiopatología común.  Seguido de un infarto al miocardio, la presencia de depresión tiene un efecto acumulativo en la morbilidad y mortalidad.

    En nuestras clínicas Central California TMS Center, en California y Guatemala, hacemos énfasis en las modificaciones al estilo de vida como parte de un plan de tratamiento completo.  Estos cambios clave incluyen: alcanzar un Índice de Masa Corporal (IMC) de 25 o menos, realizar ejercicio físico de manera regular, practicar yoga o Tai Chi, dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol, modificar o manejar las condiciones de estrés, realizar cambios en la dieta que incluyan menos carbohidratos refinados, mayores cantidades de frutas, verduras y semillas.

Dr. Edgar Castillo-Armas

Director Médico

Central California TMS Center

clinica-para-superar-la-depresion-portada

 

 

Históricamente, la relación entre psicoterapia y psiquiatría no ha tenido siempre una convivencia positiva en lo que es el acompañamiento y tratamiento en problemas de salud mental, aunque en los últimos años dicha dificultad ha disminuido. Hoy en día se considera como un abordaje integral el acompañamiento de ambas profesiones en un proceso que implica tanto un desbalance neuroquímico y una dificultad cognitiva en ámbitos emocionales y de dinámicas humanas. 

El tratamiento de los trastornos mentales ha evolucionado considerablemente en los últimos años con la venida de los fármacos y ahora nuevas opciones en neuromodulación, como lo es la Estimulación Magnética Transcraneal Repetitiva.  A pesar de esto, la psicoterapia siempre ha tenido un rol muy importante en el acompañamiento del paciente con distintos cuadros emocionales o adaptativos y de igual forma ha ido creciendo hacia nuevas técnicas y formas de acompañamiento tanto para la persona que consulta o sus familiares.

De acuerdo a la Asociación Americana de Psicología (APA) la psicoterapia es “un tratamiento colaborativo basado en la relación entre un individuo y un psicólogo.  El Psicólogo provee un apoyo que permite a la persona hablar abiertamente con alguien que es objetivo, neutral y sin juicios de valor. La mayoría de las terapias son individuales, aunque algunos psicoterapeutas también trabajan con parejas, familias y grupos”

Glen O. Gabbard es un psiquiatra y psicoanalista muy conocido en la comunidad tanto médica como psicoanalítica, con múltiples publicaciones a lo largo de su carrera y autor de varias obras enfocadas hacia el abordaje psicoterapéutico y psiquiátrico desde una práctica clínica. En un estudio publicado por la revista Internacional de Psiquiatría en 2007, expuso que el cambio del péndulo hacia una dirección más biológica de la psiquiatría ha llevado a la marginalización de la psicoterapia como una dentro de la disciplina de la psiquiatría como un todo. Sin embargo, la psicoterapia es una ciencia básica muy importante con aplicación en muchos escenarios clínicos, ejerciendo un rol fundamental en el valor pronóstico del paciente. 

Tanto la psiquiatría, como la psicoterapia tienen un contexto biológico que produce cambios en el cerebro, y es, por lo tanto un acompañante tan importante como la farmacoterapia en la planeación de un tratamiento integral.

De hecho, la combinación en medicación, neuromodulación y psicoterapia se han convertido en un método común para tratamiento psiquiátrico de la práctica clínica actual.  

La psicoterapia por lo tanto tiene un rol esencial en el contexto de la práctica clínica, por lo cual una ayuda psicológica y un acompañamiento psiquiátrico pueden representar un mejor valor pronóstico a la hora del tratamiento y acompañamiento de padecimientos asociados a la salud mental.