Estimulación Magnética Transcraneal

EMT

¿Qué es EMT?

La estimulación magnética transcraneal (EMT) es una técnica neurofisiológica que permite la inducción, de forma segura y no invasiva, de una corriente en el cerebro. La técnica se basa en los principios de inducción electromagnética descubiertos por Michael Faraday en el siglo XIX. Sin embargo, fueron Anthony Barker y sus colaboradores quienes, en 1984, consiguieron desarrollar un estimulador capaz de despolarizar neuronas en la corteza cerebral y evocar movimientos contralaterales al activar vías corticoespinales. Desde entonces, se ha producido un rápido incremento de las aplicaciones de la EMT en la clínica y en la investigación. La EMT puede utilizarse como complemento de otros métodos neurocientíficos en el estudio de vías motoras centrales, para el estudio de la excitabilidad cortical y en el mapeo de funciones cerebrales corticales.
La EMT ocupa una posición privilegiada para el mapeo de funciones cerebrales, gracias a la combinación de su capacidad de resolución espacial y temporal, así como por el hecho de ser capaz de activar o interferir con funciones cerebrales. Esto permite establecer relaciones causales entre actividad cerebral y comportamiento, y no simplemente correlaciones como se pueden derivar de estudios con otras técnicas neurofisiológicas o de neuroimagen. Además, aplicada de forma repetitiva (EMTr), la EMT es capaz de modular la actividad cerebral en la región cortical afectada más allá de la duración de la estimulación misma. Esto permite explorar aplicaciones terapéuticas, donde la EMTr es utilizada para inducir cambios deseables en la actividad cerebral y normalizar alteraciones.
En neurofisiología clínica, la EMT puede ser extremadamente útil en la exploración de vías motoras centrales (tanto en distintas patología como en el proceso de crecimiento y desarrollo). La técnica de pulsos apareados permite explorar la excitabilidad intra y corticocortical en salud y enfermedad, así como la integridad de la interacción interhemisférica y el tiempo de conducción transcalloso. Estudios de mapeo cortical no invasivo pueden ser útiles al planear intervenciones neuroquirúrgicas sin el riesgo de morbilidad asociado con estudios invasivos y estimulación cortical directa. Estudios del período de silencio cortical, así como de curvas de reclutamiento, permiten caracterizar alteraciones patológicas de la excitabilidad cortical en varias patologías y estudiar la respuesta cortical a distintas intervenciones neurofarmacológicas. 
Este tipo de abordaje promete ofrecer una estrategia controlada y objetivable para la elección del fármaco más indicado para cada enfermo con epilepsia, depresión, u otras enfermedades neuropsiquiátricas. Por otro lado, en el ámbito terapéutico, la EMTr promete ofrecer alternativas seguras y eficaces para el tratamiento de un gran número de patologías, incluyendo, entre otras epilepsia, dolor crónico (por ejemplo, migrañas, dolor neuropático o dolor visceral), enfermedad de Parkinson, temblor, espasticidad, depresión, esquizofrenia, autismo, trastornos de la atención, trastornos obsesivocompulsivos, alucinaciones o la rehabilitación de las secuelas motoras, cognitivas y lingüísticas de un infarto cerebral o una lesión traumática (Tabla). En el presente artículo no pretendemos resumir la experiencia en estos ámbitos, ya que varias excelentes revisiones recientes has discutido las aplicaciones clínicas y terapéuticas de la EMT y la EMTr. Nuestra intención es ofrecer una breve introducción y discusión de los principios básicos y los fundamentos neurofisiológicos de la EMT, y presentar la noción de que la EMTr es una herramienta única para la neuromodulación de redes neurales específicas con fines diagnósticos y terapéuticos, tanto en niños como en adulto y ancianos.

PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA
ESTIMULACIÓN MAGNÉTICA

La base de la estimulación magnética es la inducción electromagnética, descubierta por Faraday en 1831. Un pulso de corriente fluyendo a través de una bobina de hilo conductor genera un campo magnético. La frecuencia de cambio de este campo magnético determina la inducción de una corriente secundaria en cualquier conductor cercano. En la EMT, una corriente pasa a través de una bobina de hilo de cobre encapsulada en una carcasa de plástico, situada sobre la cabeza del sujeto. En el momento en que un pulso de corriente pasa a través de la bobina de estimulación, se genera un campo magnético que pasa a través del cuero cabelludo y la calota del sujeto sin atenuarse (solamente decae con el cuadrado de la distancia). Este campo magnético variable en el tiempo induce una corriente en el cerebro del sujeto. De este modo, la EMT podría considerarse como una forma de ‘estimulación eléctrica no invasiva, sin electrodos, por inducción electromagnética’.

Estimulador magnético

El circuito básico de un estimulador magnético (Fig. 1) incluye un condensador (o banco de condensadores) y su circuito de carga, y un circuito de descarga que utiliza un interruptor electrónico denominado thyristor, capaz de hacer fluir miles de amperios en milisegundos a través de una bobina de estimulación. Este circuito básico puede modificarse para producir pulsos repetitivos de EMT (EMTr). La corriente necesaria para generar un campo magnético de intensidad suficiente como para estimular la corteza cerebral es aproximadamente 7-10 kA. Esta corriente se aplica en un pulso muy breve a través de la bobina (duración aproximada de 1 ms). Se transfieren aproximadamente 500 J a la bobina en menos de 100 μs. El pulso puede ser monofásico o polifásico, lo que determina ciertas propiedades biológicas del estímulo. En cualquier caso, la variación en el tiempo es alta, ya que ésta determina la magnitud del campo magnético y de la corriente secundaria inducida. El campo magnético pasa de 0 a 2,5 T en aproximadamente 50 μs. El campo inducido interactúa con el tejido y, por lo tanto, eventualmente hay que considerar dos fuentes: corrientes de inducción generadas directamente por la corriente que fluye por la bobina y corrientes de condensación generadas por la acumulación de carga en toda interfase de tejidos de resistencia y conductividad diferentes (por ejemplo, cuero cabelludo y cráneo, cráneo y líquido cefalorraquídeo, líquido cefalorraquídeo y cerebro). La despolarización de neuronas y la generación de un potencial de acción dependen de la diferencia de potencial a través de la membrana axonal o dendrítica. La probabilidad de que un campo inducido active una neurona es una función de la derivada espacial del campo a lo largo de la membrana neuronal. La distinta orientación de las neuronas en la corteza cerebral y sus axones impide una traslación sencilla de las observaciones en conductores homogéneos al volumen de tejido nervioso afectado por la EMT en un cerebro. Así pues, el conocimiento, cuanto con más detalle mejor, de la anatomía de las áreas corticales estimuladas es crítico para una correcta interpretación de los efectos de la EMT. Eventualmente, el uso de técnicas avanzadas de neuroimagen, como cobre completamente aislado, normalmente recubiertas con un molde de plástico. Los dos tipos de bobinas utilizados con mayor frecuencia son la bobina circular y la bobina en forma de 8 (Fig. 2). El campo eléctrico generado y, por lo tanto, la focalidad y penetración del estímulo, depende de la geometría de la bobina. La estimulación con una bobina en forma de 8 puede aumentar la focalidad de estimulación. Esta configuración consiste en dos bobinas circulares que transportan corrientes en direccionesopuestas, y allí donde las bobinas se unen se produce una suma del campo eléctrico. La figura 2 muestra el campo eléctrico inducido. Ahora bien, la región de estimulación efectiva depende no sólo de la geometría de la bobina, sino también del tipo, la orientación y el nivel de actividad de las neuronas subyacentes a la bobina y de la variabilidad de conductividad local. Además de las diferencias de focalidad en la corriente inducida, las bobinas circulares y en forma de 8 muestran una afinidad de estimulación distinta para
las diferentes estructuras nerviosas dentro del cerebro. Es, por lo tanto, necesario elegir cuidadosamente las bobinas de estimulación dependiendo del propósito del estudio, y es crítico considerar siempre las características de la bobina utilizada cuando se interpretan los resultados de los estudios con EMT.

Paradigmas de la estimulación

La EMT puede aplicarse como pulsos simples, aplicando un es-tímulo cada tres o más segundos sobre una determinada región; como un par de estímulos separados por un intervalo interestí-mulos variable de varios milisegundos; o como un tren de es-tímulos de frecuencia variable aplicados sobre la misma área cerebral durante varios segundos
La EMT de pulsos apareados puede aplicarse con los dos es-tímulos de idéntica o distinta intensidad aplicados a través de una misma bobina sobre la misma región del cerebro. De este modo, la EMT de pulsos apareados puede emplearse para el es-tudio de los circuitos de inhibición o excitación corticocorticales. De forma alternativa, la EMT de pulsos apareados puede aplicarse utilizando dos bobinas, de modo que cada uno de los dos estímulos afecte zonas distintas del cerebro. Utili-zando este método, la EMT de pulsos apareados puede aplicarse al estudio de la conectividad corticocortical y sus interacciones.
La EMT repetitiva puede aplicarse a frecuencias relativa-mente bajas, aplicando un estímulo cada segundo o menos. Este tipo de estimulación se denomina EMTr lenta (o de baja frecuen-cia). Alternativamente, la EMTr puede aplicarse a frecuencias de estimulación más altas, aplicando estímulos incluso por encima de 20 veces por segundo. En este caso hablamos de EMTr rápida o de alta frecuencia. La EMTr lenta y rápida ejerce un efector modulador distinto sobre la excitabilidad cortical. Ade-más, la diferenciación de EMTr rápida y lenta es importante des-de el punto de vista de la seguridad de la técnica.

 

 

Un pulso simple de EMT puede despolarizar una población de neuronas y de este modo evocar un determinado fenómeno o una percepción. Cuando se aplica un pulso simple de EMT de intensidad suficiente sobre la corteza motora puede inducir un movimiento en una extremidad contralateral, y cuando se aplica sobre la corteza visual puede inducir la percepción de un deste-llo de luz (fosfeno). Además, un pulso simple de EMT puede al-terar de manera transitoria la actividad cerebral, introduciendo una actividad nerviosa aleatoria en el área estimulada. Si el área estimulada resulta necesaria para el desarrollo de una ta-rea dada, su ejecución debería verse alterada. La EMT de pulsos simples altera la actividad solamente durante unas decenas de milisegundos y ofrece información sobre el momento en que la actividad contribuye de manera esencial a la ejecución de la tarea (la ‘cronometría’ de la cognición). De este modo, aplicada sobre la corteza motora, pulsos simples de EMT pueden investigar la cronome-tría de la participación de la corteza motora en la ejecución de los programas motores; apli-cados sobre la corteza somatosensorial pueden aportar pistas sobre el curso de la percepción tác-til; y aplicados sobre la corteza occipital pueden explorar la cronometría de la detección y percepción de los estímulos visuales.

La EMTr permite estudios con paradigmas diferidos en los que la estimulación y la ejecu-ción están separadas en el tiempo. En función de la frecuencia e intensidad de estimulación, la ex-citabilidad de la corteza cerebral afectada puede verse incrementada o reducida durante minutos o incluso horas. La EMTr de baja frecuencia (1 Hz) puede conducir a una disminución duradera en
la excitabilidad corticoespinal, mientras que la
EMTr rápida o de alta frecuencia (5, 10 y 20 Hz) tiende a inducir un aumento de la excitabilidad cortical. Esta aproxi-mación se ha utilizado, además de en estudios del sistema mo-tor, en un creciente número de estudios cognitivos, incluyendo la percepción visual, atención espacial, aprendizaje motor, memoria de trabajo y lenguaje. Además, esta capacidad de la EMTr para modular la excitabilidad ha su-gerido la posibilidad de utilizar la EMTr en aplicaciones con fi-nalidad terapéutica en procesos neuropsiquiátricos asociados con alteraciones de la excitabilidad cortical. Resulta im-portante, no obstante, considerar la existencia de un grado de variabilidad interindividual e intraindividual de estos efectos moduladores de la EMTr.

BASES FISIOLÓGICAS DE LA ESTIMULACIÓN MAGNÉTICA

Aunque la EMT es una técnica de uso extendido tanto en apli-caciones científicas como clínicas, subsisten importantes lagu-nas en lo que refiere a sus mecanismos de acción neural. Parece claro que las bases fisiológicas que subyacen a los efectos de la EMT son distintas para los efectos de la estimulación a tiempo real (on-line) y efectos diferidos (off-line) [29]. Un estímulo único de intensidad y orientación adecuadas despolariza la membrana neuronal (probablemente en el origen del axón o en terminaciones dendríticas) e induce un potencial de acción que puede desencadenar una respuesta postsináptica excitadora se-guida de un potencial postsináptico inhibidor. El potencial pos-tsináptico excitador dura aproximadamente 1 ms, y el potencial postsináptico inhibidor dura aproximadamente 100 ms. Con-ceptualmente se puede aproximar el proceso a la consecuencia de una espiga epiléptica. Comportamentalmente, esta descarga puede dar lugar a procesos positivos (inducción de un movi-miento o percepción de un destello de luz o fosfeno) o bien a procesos negativos (bloqueo de la sensación táctil o de la per-cepción visual).
Durante la estimulación con pulsos simples o trenes de cor-ta duración, la hipótesis más plausible es que se entorpece de forma cíclica el ritmo normal de activación de grupos de neuro-nas corticales encargadas del desarrollo de ciertas funciones. Las corrientes inducidas por dichos pulsos despolarizan pobla-ciones de neuronas, induciendo en ellas períodos de actividad refractaria forzada que entorpecen sus ritmos normales de des-carga y el patrón oscilatorio en redes neurales distribuidas. Es-tudios de neuroimagen desarrollados en humanos con tomogra-fía por emisión de positrones o resonancia magnética funcional describen alteraciones locales de la actividad debajo de la bobi-na de estimulación, así como un impacto distal, a lo largo de re-des bihemisféricas y corticosubcorticales.
La presencia, duración e intensidad de los efectos diferidos (off-line) de la EMT y sus bases neurofisiológicas continúan siendo objeto de controversia. Se ha postulado que los efectos duraderos de la EMT diferida se producen gracias a la modifi-cación transitoria de la eficacia sináptica de circuitos específi-cos a través de su acción sobre la corteza cerebral. Sobre esta base se han trazado analogías con los mecanismos de depresión (LTD) y/o potenciación (LTP) sináptica a largo plazo. En apoyo de dicha explicación, se ha podido demostrar recientemente que el efecto de depresión de la excitabilidad corticoespinal me-diante EMTr a baja frecuencia se ve amplificado en intensidad cuando viene precedido de un tren corto de alta frecuencia [30]. Este fenómeno de priming, también denominado ‘metaplastici-dad’, según el cual el nivel de actividad neuronal precedente condiciona la capacidad de subsiguientes cambios plásticos, es una de las características principales de la LTD o LTP in vivo.

 

 

 
Hay otros datos (por ejemplo, neurofarmacológicos) que apo-yan la noción de que la EMTr realmente induce plasticidad si-náptica y procesos de LTP o LTD; sin embargo, correlatos em-píricos más directos todavía son necesarios.
Estudios de modelaje y simulación de los efectos de la EMT están proporcionando valiosa información que permite mejorar la técnica y su precisión. Por ejemplo, parece claro que la interacción entre la EMT y las características del tejido cerebral tiene que considerarse cuidadosamente. La presencia de lesio-nes focales o difusas, atrofia cerebral, o simplemente el grosor del espacio de líquido cefalorraquídeo puede alterar de forma importante el campo eléctrico inducido y, por lo tanto, los efectos biológicos de la EMT. Así mismo, el estado funcional del área cerebral afectada puede condicionar los efectos de la estimulación. Eventualmente, la monitorización neurofisiológica en tiempo real del estado funcional del área cerebral estimulada y la definición del momento de estimulación que se basa en dicha información neurofisiológica prometen hacer la EMT mucho más consistente y eficaz en sus efectos. Estos aspectos están ampliamente discutidos en una reciente publicación.
Los estudios de EMT desarrollados en animales permiten evaluar la seguridad de la técnica, así como la fisiología de sus efectos. En lo que concierne a la seguridad de la técnica, las aportaciones más relevantes de los modelos animales demuestran que no existen signos de lesión estructural o muerte neuronal incluso después de larguísimos períodos de EMTr (hasta 12 semanas de estimulación diaria) a altas frecuencias. No se han observado tampoco cambios en marcadores sensibles de lesión glial, como la proteína ácida fibrilar glial, expresada en astrocitos reactivos de animales estimulados. En estudios in vitro, la estimulación a 20 Hz de cultivos de células hipocampales H22 no demostraron pruebas de muerte neuronal por apoptosis, e incluso es posible que haya un aumento en la viabilidad celular de cultivos neuronales estimulados con EMTr. También se ha descrito la colateralización de fibras musgosas (mossy fibers) en el hipocampo. Este fenómeno podría estar mediado por la liberación de neurotrofinas, como el factor neural derivado de cerebro o la forma secretada del factor precursor del amiloide.
En relación con los estudios destinados a profundizar sobre los mecanismos fisiológicos, los estudios realizados en gatos describen el efecto de la EMT sobre la actividad conductual, electrofisiológica y metabólica del animal anestesiado y des-pierto. Los pulsos simples de EMT (de distinta intensidad) inducen la supresión transitoria de la actividad, en la corteza visual del mismo modelo, con una duración del orden de 500 a 1.200 ms. La combinación de EMTr a tiempo real en las áreas visuoparietales y el marcaje metabólico con glucosa ra-dioactiva han puesto de manifiesto una disminución significativa de la actividad bajo el área de estimulación, y la existencia de efectos corticales y subcorticales, a distancia, mediados por conectividad. La combinación de las mismas técnicas, pero con estimulación a altas y bajas frecuencias de EMT, ha demostrado incrementos y decrementos, respectivamente, de los niveles de actividad metabólica en las zonas estimuladas del gato, con efectos transinápticos en zonas distantes. La EMTr a 5 Hz (2.000 pulsos) se ha utilizado recientemente en la corteza motora primaria de cynologous anestesiados, para estudiar los efectos a largo plazo de una sesión única de estimulación. Los resultados muestran una supresión de la actividad lo-cal metabólica medida mediante tomografía por emisión de positrones con el trazador deoxiglucosa, con cambios en regiones distantes a la estimulada durante más de ocho días.

BASES FISIOLÓGICAS DE LA ESTIMULACIÓN MAGNÉTICA

Una opinión todavía muy extendida en neurociencia es que cada facultad mental puede atribuirse a la actividad localizada en una región cerebral específica. Ciertamente, este tipo de conceptos son útiles en la clínica neurológica cotidiana. Sin embargo, pare-ce claro que se trata de una conceptualización excesivamente simplificada de la relación entre actividad cerebral y comporta-miento o conducta. La evidencia creciente a partir de estudios neuropsicológicos, neurofisiológicos y de neuroimagen en ani-males y humanos demuestra que el procesamiento cognitivo y el comportamiento son consecuencia de interacciones entre regiones cerebrales distantes que se entroncan en redes neurales funcionales. Cada función cognitiva y cada acto comportamental pueden identificarse con un cierto patrón de actividad en ensambles de neuronas distribuidas espacialmente e interaccionando de forma coordia nada en el tiempo. La definición de tales interacciones neurales es crucial para en-
tender los procesos cognitivos. Además, la
mayoría de las enfermedades neuropsiquiátricas, como el Parkinson o la depresión, puede conceptualizarse como alteraciones de circuitos neurales o ‘circuitopatías’. La identificación de la red neural alterada en cada enfermo y su patología representa la oportunidad más directa e inmediata para una diana terapéutica. Sin duda, las manifestaciones de una misma enfermedad varían enormemente de enfermo a enfermo. Esto se debe en parte a dierencias genéticas o variaciones en el grado o mecanismo de lesión. En último término, las diferencias interindividuales son consecuencia de diferencias en las re-des neurales afectas. Así pues, el diagnós-tico de la red neural responsable de la sin-tomatología en cada enfermo individual, y la modulación controlada e individualizada de dicha disfunción para promover la mejora funcional ofrecen una poderosa oportunidad terapéutica en un gran número de enfermedades neuropsiquiátricas en niños y adultos. Este tipo de consideración ha promovido el desarrollo de técnicas de estimulación por electrodos implantados. La EMT ofrece una alternativa no invasiva a este planteamiento.
Como hemos comentado, si bien toda-vía hay un gran número de lagunas en nuestro conocimiento sobre los efectos fisiológicos y biológicos de la EMT, es posible, gracias a esta técnica, modular la actividad en redes neurales distribuidas pero específicas. El impacto local inicial de la EMT repercute en una amplia red bi-hemisférica de nodos corticales y subcorticales. El patrón de nodos afectados adistancia por la EMT local se relaciona con las redes de proyecciones entre éstos y la zona inicialmente estimulada. Gracias a este efecto sobre la red neural, la combinación de EMT con téc-nicas de neuroimagen (tomografía por emisión de positrones o resonancia magnética funcional) ofrece una nueva alternativa para el estudio de la neuroanatomía cerebral en humanos in vivo. Además, utilizando la conectividad existente entre regio-nes corticales y subcorticales.

 
 
La EMT permite generar efectos neuromoduladores en zonas cerebrales y troncoencefálicas pro-fundas en las que no pude inducir corrientes directamente. Nu-merosos experimentos en modelos humanos y animales han abordado el estudio de los efectos a distancia de los trenes de EMT. Por ejemplo, la estimulación a alta frecuencia por debajo del umbral de las áreas motoras primarias genera un incremento de la señal sanguínea de oxigenación debajo de la bobina, junto con incrementos significativos del área motora primaria contra-lateral, la corteza premotora y la corteza motora suplementaria. La estimulación de la corteza somatosensorial primaria con trenes subumbrales a 5 Hz genera cambios del flujo cerebral en regiones análogas del hemisferio contralateral y del área mo-tora suplementaria. La estimulación con trenes de EMTr a 10 Hz de la corteza frontal dorsolateral medial es capaz de in-ducir actividad por vías corticocorticales en áreas frontocingula-das. La estimulación a parámetros parecidos a estos últimos de la corteza prefrontal dorsolateral izquierda reduce la afinidad del isótopo [11C] raclopride en el estriado ipsilateral, lo que in-dica un aumento en la liberación ipsilateral de dopamina en el núcleo caudado dorsal. A tenor de los resultados de estos estudios y otros semejantes, parece claro que los efectos a dis-tancia de la desactivación o hiperactivación (según el tipo de fre-cuencias utilizadas) de regiones corticales puede resultar en efectos análogos u opuestos en áreas distantes. Ello parece de-pender del tipo de proyecciones (inhibitorias o excitatorias) que unen los nodos estudiados con la región estimulada y de si el impacto de la EMT es mayor sobre vías eferentes o aferentes y genera impulsos orto o antidrómicos. Finalmente, en paradigmas experimentales consistentes en el uso de trenes de estimulación durante largos períodos, no se pueden descartar fenómenos de reentrada de voleas hacia la propia corteza estimulada con efectos inhibitorios o excitatorios sobre la acción inicial. Por estas ra-zones, y excepto en el caso de pulsos simples, los efectos con-ductuales de la EMT deben considerarse consecuencia de la modulación de actividad de toda una red neural. El área cortical di-rectamente estimulada representa la ‘ventana’ para el efecto sobre un circuito bihemisférico y corticosubcortical. Ahora bien, es importante recordar que estos circuitos cerebrales son dinámica-mente plásticos, y tienden a compensar las disrupciones me-diante cambios en conectividad y la activación de otras regiones, con la finalidad de mantener la ejecución de la conducta.
Si conceptualizamos los síntomas de las enfermedades neu-ropsiquiátricas como circuitopatías, y somos capaces, gracias a técnicas de neuroimagen avanzadas, de identificar la red neural alterada y subyacente a los síntomas, la EMT ofrece una herra-mienta eficaz, segura y no invasiva para modular la actividad en dicha red e inducir la normalización funcional por cambios en conectividad y actividad distribuida. Esto ofrece un plantea-miento terapéutico novedoso y realmente individualizado a la disfunción neurofisiológica asociada con los síntomas de cada enfermo. La EMT tiene que guiarse por neuroimagen (por ejemplo, resonancia magnética) para maximizar la precisión de la intervención, e información sobre el impacto neurofisiológi-co de la EMT debe controlar a tiempo real los parámetros de es-timulación para maximizar su eficacia. Esto es posible con la integración a tiempo real de la EMT con resonancia magnética funcional y electroencefalografía.
Con este planteamiento, las posibilidades terapéuticas de la EMT están siendo exploradas en un número amplio y creciente de enfermedades neuropsiquiátricas. Ciertamente, hacen falta más ensayos clínicos con controles apropiados antes de adoptar la EMT en la práctica clínica. Sin embargo, los resultados son altamente prometedores y ofrecen tratamiento en enfermedades para las cuales nuestros recursos terapéuticos alternativos son muy pobres. La tabla ofrece un listado de las condiciones en las cuales la EMT parece tener un potencial terapéutico, y el tema está discutido en detalle en una revisión reciente. Un aspecto fundamental y común a todas estas aplicaciones terapéuticas es la noción de la modulación controlada de la actividad en una red neural.

EMT

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, 

Preguntas Frecuentes

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut.

¿Cuánto tiempo dura el efecto?

Muchas personas sólo necesitan un ciclo completo
de TMS Therapy (4-5 semanas). Su psiquiatra
puede pautar un tratamiento de mantenimiento (una
o dos sesiones) menos frecuente, o una vez al año.
Las necesidades de tratamiento varían de individuo
a individuo, pero normalmente su psiquiatra le
prescribirá el tratamiento de mantenimiento
adecuado si reapareciesen síntomas de depresión.

Ut enim ad minim veniam?

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua

Lorem ipsum dolor sit ame?

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat?

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation?

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Sed do eiusmod tempor incididunt ut?

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Sed do eiusmod tempor incididunt ut?

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

Lorem ipsum dolor sit ame?

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.

EMT INNOVACIÓN para el tratamiento de la DEPRESIÓN